VIVIENDA en PEDRO III
VALENCIA

EL PRIMER HOGAR

Juan y Esther encontraron una pequeña vivienda en la quinta y última planta de un edificio en Russafa. Fue un amor a primera vista. Se trataba de una vivienda de escasa superficie pero suficiente para una primera vivienda.

El edificio, de 1927, venía firmado por un arquitecto valenciano de renombre: Emilio Rieta. Estructuralmente estaba impecable y fue muy fácil encajar el contenido correspondiente a dos dormitorios y dos baños. Dado que la altura disponible era de 3,50 metros, se dispuso un entablamento de madera sobre toda la superficie, lo que permitió desplazar acometidas de agua y desagües a lo largo de la planta para situar las zonas húmedas en los lugares apropiados.

La caja de la escalera del edificio se hallaba cubierta por una gran claraboya, esto permitió aprovechar la luz abriendo huecos en el muro correspondiente, que se cerraron después con vidrios traslúcidos de seguridad. Así se consiguió dotar la cocina con luz natural.

Todo se rehabilitó con mucho cuidado, convirtiendo una antigua vivienda en un piso actual para un primer hogar.

REFORMA INTEGRAL

Volver arriba